Etiquetas

, ,

Facility Management: Qué proyectos en arquitectura corporativa destacan en Europa

Facility-Management

Autor: © Hugo Mañez Tamariz

Hace ya años que la arquitectura corporativa dejó de ser un mero instrumento para erigir oficinas donde desempeñar un trabajo y pasó a ser la verdadera cara de la empresa y un medio de expresión artística y funcional de gran relevancia. Hasta tal punto se ha asimilado esta idea dentro del mundo del diseño y la arquitectura que no son pocas las corporaciones recordadas por el consumidor por sus edificios emblemáticos, como Bankia o el Banco Santander.

Este último caso resulta especialmente paradigmático desde la inauguración de su nuevo búnker de datos personales en las cercanías de la localidad cántabra de Solares. Teniendo en cuenta la naturaleza de la construcción (un depósito subterráneo de protección de datos personales con una serie de oficinas de mantenimiento sobre tierra), el Banco podría haber optado por un edificio sencillo y alejado de cualquier toque de espectacularidad. Sin embargo, el Banco Santander ha hecho lo contrario: una construcción fastuosa, en materiales metálicos, cuyas formas emulan las montañas del fondo del paisaje donde está enclavado. Destaca un enorme faro con el logotipo de la empresa que se puede observar cada noche desde cualquier lugar de la localidad y desde las poblaciones colindantes. Sin duda, se trata de una magnífica publicidad que bien justifica esta adecuación de edificios.

A nivel europeo se vienen premiando desde hace tiempo algunos proyectos realmente interesantes. Cada año el Museo Renault, en Francia, acoge los galardones que identifican no solamente la imaginación y la estética, sino también la funcionalidad a la hora de realizar un edificio corporativo. Lo cierto es que el efecto de dicha suma resulta muy atractivo.

Hoy en día algunos edificios corporativos se conocen también como obras de arte y se visitan desde esta perspectiva, como ocurre en ciudades como Madrid o Londres. Una buena muestra de ello es la nueva sede de la OTAN en Bruselas, desarrollada por una empresa española, que se erige como un enorme proyecto de quince edificios que suman la friolera de 250 mil metros cuadrados. Se prevé que el complejo se integre de forma sofisticada y respetuosa con el espíritu urbano de Bruselas, consiguiendo aunar eficacia, comodidad y el diseño más avanzado en su ejecución.

En este sentido, cabe subrayar la estrecha relación que desde hace un tiempo se viene dando entre arquitectura corporativa y urbana. Lejos quedan los tiempos donde las afueras y los polígonos industriales se consagraban como los espacios preferidos por las grandes corporaciones para situar sus edificios emblemáticos, con mobiliario de oficina gris y poco llamativo. En la actualidad se intenta fusionar la imagen de la ciudad con la de la propia firma, buscando enriquecer el legado cultural y arquitectónico y consiguiendo, de forma paralela, una identificación cautivadora entre el lugar y la empresa, entre la marca y la población, un objetivo que persigue especialmente el facility management.

Fuentes: Sevilla Chavsa ABC

Anuncios