Etiquetas

, , , ,

Reforma mobiliario Simón Chavarri por Chavsa

Reforma mobiliario por Chavsa

Renovar el mobiliario de oficina no es solamente algo favorable desde el punto de vista estético, sino que también puede proporcionar réditos en otros campos. Tienes que pensar que, si quieres que la empresa funcione, todas las piezas deben estar perfectamente engrasadas y preparadas para el trabajo y tanto el mobiliario como la Adecuación de Edificios a este resulta algo fundamental.

Lo primero a tener en cuenta para renovar el mobiliario es la ergonomía. Es decir, ¿para qué servirá? ¿Se tratará de un lugar de reunión, o cada día una o varias personas trabajarán allí? En este segundo caso, lo ideal es comprar sillas y mesas cómodas y ergonómicas, donde los empleados y tú mismo podáis echar cuantas horas hagan falta sin resentiros muscularmente. Esto, que puede parecer una boutade, funciona realmente a efectos de aumento de producción y, no en vano, es uno de los aspectos que más en cuenta se tienen en la Arquitectura Corporativa. Contar con un mobiliario ajustable puede ser una buena forma de conseguir una adecuación perfecta entre los empleados y su entorno laboral.

Para ponderar el número de muebles necesario, hay que intentar seguir la regla de que menos es más. En la actualidad el estilo minimalista es el que se impone, como puede confirmar cualquier Facility Management, por lo que si lo sigues te anotarás un tanto estético. Pero además, y desde un punto de vista estrictamente práctico, también este estilo resulta más útil, ya que una oficina con pocos muebles bien situados será más agradable para los trabajadores, propiciará una correcta comunicación entre ellos al no entorpecer sus movimientos e incluso hará que cualquier cosa que se necesite sea sencilla de encontrar. De esta forma todo son ventajas.

En cuanto a los materiales debes tener muy en cuenta el presupuesto con el que cuentas. Cristal y madera son, por ejemplo, mucho más caros que el metal o el plástico. Evidentemente también tienen unas prestaciones superiores y un aspecto final estético incomparable (la madera aporta calidez y cierto clasicismo, mientras que el cristal es dinámico y sofisticado), pero en ocasiones esa diferencia de precio no justificará la elección. De hecho, el consejo clásico en Diseño y Arquitectura es que si te gastas un poco más en algún aspecto, este sea la comodidad y funcionalidad por encima de la estética. Como comenta Simón Chavarri, es más importante que la adecuación de edificios sea la correcta para los trabajadores y la labor que allí se ha de realizar antes que tener un mobiliario espectacular pero poco funcional o directamente incómodo. En caso de contar con fondos, se recomienda madera para lugares como despachos de abogados, notarías o similares y cristal para empresas vinculadas a nuevas tecnologías, de diseñadores o que deseen presentar una imagen moderna.

Más información en Linked In Grupo Chavsa 

Anuncios