Etiquetas

,

Chavsa en la ingeniaría Alternativa

La reforma de naves industriales adquiere un nuevo sentido en la construcción y la ingeniería del siglo XXI. Ya no se trata de obras limitadas únicamente al concepto fabril de la estandarización, sino que, de un tiempo a esta parte, se abre una oportunidad para aunar productividad y belleza.

Uno de los impulsores de esta concepción arquitectónica en España es Simon Chavarri, líder de la compañía Chavsa y reputado ingeniero industrial con una larga trayectoria a sus espaldas, jalonada por prestigiosas obras civiles. Esta empresa constituye uno de los principales impulsores en España del Facility Management, un concepto de gestión que une estética y funcionalidad. De hecho, esta combinación de pragmatismo, confort y embellecimiento genera ventajas para los clientes que apuestan por él.

Simon Chavarri

Por una parte, los empleados trabajarán en unas condiciones óptimas a nivel de instalaciones; por otra, la empresa se beneficiará de una potente y vanguardista imagen de marca. Por estas razones, las naves industriales se revelan como un terreno abonado para la puesta en práctica de estas estrategias constructivas.

Los materiales grises del entorno fabril, aunque en ocasiones siga ubicándose en los polígonos industriales, pueden dar paso perfectamente a líneas arquitectónicas modernas. Por ejemplo, estructuras de cascarón o realizadas con materiales metálicos. Por lo tanto, cabe señalar las posibilidades que ofrece la renovación de una nave industrial a la hora de fusionar arquitectura urbana y corporativa.

No se ha de olvidar que la sede es, junto a las redes sociales, una de las caras principales de una empresa a día de hoy. Las naves industriales, por su parte, cuentan con la ventaja de disponer de amplios espacios, circunstancia que permite a los interioristas de las oficinas un mayor margen para el diseño y la distribución. Claro ejemplo de ello, son las oficinas del Grupo Chavsa en Sevilla.

De hecho, y al hilo del párrafo anterior, el mobiliario supone uno de los principales cambios a la hora de realizar este tipo de reformas. Estos espacios, por consiguiente, permiten tanto el aprovechamiento funcional como la reserva de zonas diáfanas, las cuales transmiten mayor sensación de tranquilidad. Asimismo, disfrutar de este espacio adicional favorece la habilitación de áreas para la socialización y ocio de los empleados, tan al uso en las grandes empresas modernas. Más allá de los aspectos estéticos, existen también unas labores puramente constructivas y que también se han de tener en cuenta. Primeramente, se llevará a cabo una medición que servirá para planificar y presupuestar las actuaciones que se realizarán.

La siguiente fase consistirá en proceder a las demoliciones y limpieza del material retirado. Posteriormente, se podrán afrontar las diversas labores de albañilería y la instalación de servicios de domótica o aire acondicionado. En definitiva, la reforma de naves industriales plasma a la perfección la concepción global de los nuevos espacios de trabajo.

Anuncios