Etiquetas

, , ,

Debido a la situación actual de crisis económica, han cobrado más importancia las herramientas de Facility Management. Puesto que, se trata de una disciplina que estudia la gestión óptima de los edificios. Y que también, se emplea para optimizar los costes y el funcionamiento tanto de los inmuebles como de los servicios. Desde CHAVSA apostamos por esta herramienta, ya que, creemos que es el presente y el futuro del mantenimiento de los edificios.

Los servicios que aportan los FM suelen dividirse en dos campos: hard services y soft services. Los primeros, hard services, incluyen las tareas que implican obras o maquinaria, como por ejemplo, asegurarse del correcto funcionamiento de la calefacción. Y en el segundos, soft services, encontramos actividades periódicas y de control, como asegurarse de que de forma regular se realice la limpieza del edificio, o controlar el trabajo y de las empresas subcontratadas.

Cada día cobran más importancia los sistemas de información, provocando el aumento tanto de calidad como de cantidad de las tareas de gestión. Mientras cada organización gestiona sus infraestructuras dependiendo de las herramientas disponibles, para el Facility Management es fundamental poseer un conocimiento detallado de las superficies que están siendo detalladas. Un conocimiento detallado al que acceden gracias a las diversas aplicaciones y plataformas que les permiten diseñar espacios dependiendo de su superficie y ubicar los activos y localizaciones técnicas que se encuentran en cada uno de ellos. En función del tipo de infraestructura que esté gestionándose utilizará un sistema de planimetría u otro (CAD o GIS), primordiales para conseguir una correcta gestión del proyecto.

Además de los procesos habituales de mantenimiento preventivo y correctivo se comienzan a desarrollar herramientas que permiten definir planes de mantenimiento operativo, o lo que es lo mismo, se desarrollan tareas que permite mantener funcionando un activo en un estado óptimo, o también encontramos las de mantenimiento basado en el estado, el cual inicia los planes de mantenimiento dependiendo del estado del edificio. Ambos permiten alargar los ciclos de vida de los activos, disminuyendo el número y la gravedad de incidencias, y a la larga, reduciendo los costes derivados de ellos.

Todo ello, se realiza con el fin de disponer de un escáner real del edificio para conocer, actuar y mejorar su estado y así conseguir un ahorro oficinade costes y una mejora del confort de los usuarios. En definitiva, el presente y futuro del mantenimiento de los edificios busca adaptar los avances y las tecnologías del Facility Management al mantenimiento de edificios.

Anuncios